Bilbao ha sido la sede designada por la European Professional Club Rugby (EPCR) para albergar en San Mamés la Final de la Champions y Challenge de Rugby 2018.

El excelente trabajo llevado a cabo desde mediados de septiembre pasado entre el Ayuntamiento de Bilbao, la Diputación de Bizkaia, el Gobierno Vasco, el Athletic Club, la Federación Vasca de Rugby y la Federación Española de Rugby, con el respaldo del Consejo Superior de Deportes, LaLiga y la Federación Española de Fútbol, preparando un excelente dossier y resolviendo satisfactoriamente las numerosas cuestiones que ha planteado la máxima institución europea de clubes de rugby, ha culminado con la decisión de la EPCR de confiar en la candidatura presentada por la Federación Española de Rugby para organizar el día 12 de mayo de 2018 la final Rugby Champions Cup.

Previamente, el día anterior, también se celebrará en San Mamés la final de la Challenge. De las otras dos candidaturas, Cardiff y Newcastle, que también optaban a ser sede, la inglesa ha sido designada para acoger la final de 2019.

Muchos han sido los factores que han inclinado la balanza a favor de Bilbao. Entre los referentes a infraestructuras sobresale las características del propio estadio de San Mamés y los servicios modernos de transporte, alojamiento y restauración con los que cuenta actualmente la ciudad de Bilbao. Entre los deportivos, el auge del rugby en nuestro país, el enorme éxito de la final de la Copa del Rey 2016 en Valladolid con lleno total del estadio de Zorilla, así como la final de rugby de la Liga de Francia (junio 2016) celebrada en el Nou Camp de Barcelona, con record de asistencia mundial de espectadores (99.180) en un encuentro entre clubes.

No cabe la menor duda que la celebración de estas finales en Bilbao potenciará el desarrollo del rugby en Bizkaia y Euzkadi, y como consecuencia de ello en España, y situará las coordenadas de Googlemap de Bilbao en lugar preferente en todas las webs y medios de comunicación mundiales que directa o indirectamente tengan alguna relación con el deporte del rugby.

Desde la Federación Española de Rugby estamos convencidos que estas finales tendrán un gran éxito organizativo y de asistencia de espectadores, lo que supondrá un punto de inflexión para el rugby de nuestro país.